AFIP, el último escollo de la empresa de la vacuna rusa

El laboratorio HLB Pharma pidió el levantamiento de su concurso de acreedores.

Si todavía sigue en pie el interés del Gobierno en esta opción, el último escollo del laboratorio que traerá la llamada «vacuna rusa» al país para combatir al coronavirus Covid-19 parece ser la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el organismo recaudador de impuestos del Estado Nacional. La entidad encabezada por Mercedes Marcó del Pont dijo «ni» a la propuesta de HLB Pharma de levantar su concurso de acreedores tramitado en la Justicia comercial nacional. Mejor dicho, dará el sí una vez que se pague toda la deuda que exige, lo que hoy día se reduce a desembolsar poco más de 8 millones de pesos, según dijeron fuentes judiciales a Juez y Parte. Desde la AFIP relativizaron tal rol y remitieron el asunto al avance rutinario del expediente en los tribunales, como un caso más de los miles que sus abogados llevan diariamente en la Justicia.

De acuerdo con datos del expediente que pudo consultar Juez y Parte, la deuda total exigible de la firma con el Fisco era de unos 20 millones de pesos que se redujeron a la mitad tras la propuesta del laboratorio homologada por la Justicia. Si bien la salida de su concurso había sido una exigencia sine qua non planteada por los propios administradores de los «derechos» de la «vacuna rusa» (el llamado Fondo Directo de Inversión Rusa), el dinero para el levantamiento del mismo provino unos tres años atrás, antes de la existencia del Covid-19 y sus eventuales negocios sanitarios.

Fue por la venta de una propiedad en San Isidro, donde se encuentra el laboratorio, al diario La Nación y por unos 10 millones de dólares, según explicaron fuentes judiciales. Quien da nombre al laboratorio con sus iniciales, Hernán López Bernabó, habría tenido injerencia en el manejo de la mitad de ese dinero antes de ceder el control de la empresa a sus actuales administradores y pese al estado judicial de la firma concursada, según dijo una de esas fuentes. La ampliación del laboratorio en San Isidro, que sufrió una clausura por irregularidades administrativas para esa época, había sido inaugurada en 2007 por el entonces vicepresidente Daniel Scioli, que no estaría ajeno a la iniciativa de la vacuna rusa, de acuerdo con otras fuentes.

«Mi parte no se opone a la conclusión que se solicita, en tanto se cancele previamente el monto proporcional quirografario sin regularizar en los planes y se garantice el monto equivalente a las 7 cuotas concordatarias pendientes con su respectivo interés previsto en la propuesta; quedando dichos fondos depositados en autos y bajo custodia del tribunal, dejándose constancia que, eventualmente, la AFIP se encontrará habilitada a retirar dicha suma en caso de caducidad de los planes señalados», sostuvo el abogado del organismo recaudador que actúa en este caso hace un par de semanas. De allí surge que la concursada estaba anotada en tres planes de pago para regularizar su deuda con el organismo. Pero pedía una suerte de declaración judicial de salida del estado concursal sin haber saldado totalmente la deuda que tenía a pagar en cuotas.

HLB Pharma Group había comenzado a saldar la deuda con sus acreedores y, tras un acuerdo firmado con la empresa rusa que representa al laboratorio estatal de aquel país que se encuentra aún en la fase de experimentación de la vacuna, pidió el levantamiento del concurso, para lo cual todos los involucrados deben dar su acuerdo. Otra fuente judicial explicó que al haberse homologado el acuerdo con sus acreedores, el concurso de la firma ya puede considerarse como concluido. La cuestión pasa aquí por las inhibiciones y la posibilidad de contratar con el Estado.

Escrito. Este pedido hizo HLB Pharma a la Justicia el 6 de octubre.

«Dado que la declaración que solicita (HLB Pharma) importa la cancelación de las acreencias, y en tanto ello no ha tenido lugar a la fecha por cuanto la deuda se encuentra, como señalé, incluida en dos planes de pago de 60 cuotas y uno de 120 cuotas a cancelarse en 5 y 10 años respectivamente, a los fines de que esta parte pueda consentir la conclusión por cumplimiento del acuerdo deberá garantizarse el monto de las cuotas concordatarias pendientes con sus intereses correspondientes acorde la propuesta homologada», añadió la AFIP en esa presentación. Es decir, la «regularización de la deuda fiscal» mencionada por el abogado de la firma en el concurso para la AFIP no es tal porque aún no fue cancelada.

HLB Pharma había acudido a la Justicia a principios de 2014 para ordenar su deuda y el pago de la misma. «El fuerte atraso en el precio de los medicamentos, el achatamiento en el volumen de ventas y las altas tasas de interés (para pagar las obligaciones contraídas para financiarse) determinaron este escenario», explicó en aquel momento quien presidía la empresa, López Bernabó, según informó aquella vez la agencia Noticias Argentinas (NA).

El apoderado legal que se presentó para gestionar el papelerío de la firma en torno a la vacuna que podría comprar el Gobierno de Alberto Fernández -vistas las gestiones de las que participó en Rusia- es Ariel Fernando García Furfaro. Quienes serían sus padres figuran como directivos de la firma en el acta de una asamblea realizada en abril, de acuerdo con el Boletín Oficial: Damián Roberto García (como director titular) y Nilda Furfaro (vicepresidente).

Quien sería su hijo, García Furfaro, que allí figura como síndico suplente, se recibió de abogado en prisión y sacó de la cárcel a su ex compañero del presidio 12 de Gorina, en las afueras de la ciudad de La Plata, Raúl Aníbal González Higonett, conocido como «el loco del martillo» y condenado por tres femicidios. Así al menos lo informó el diario La Nación en 2006. García Furfaro realizó gestiones ante la AFIP en torno al concurso, según dijo una de las fuentes consultadas para esta nota.

Pero también estaba vinculado al laboratorio Apolo, protagonista de una gigantesca explosión en Rosario en 2016, y actualmente tendría contratos con el Estado por unos 9 mil millones de pesos a través de kits de salud vinculados a la pandemia. Allí era socio de Jorge Salinas, un hombre involucrado en la denuncia de la diputada y ex interventora en el PAMI Graciela Ocaña sobre la llamada «mafia de los medicamentos». Y por ese tema también aparece relacionado con el referente sanitario del Instituto Patria, Nelson Donato, de acuerdo con un extenso informe del programa televisivo Periodismo para Todos (PPT) emitido sobre el tema hace un par de semanas. Ocaña presentó un proyecto de pedido de informes al Poder Ejecutivo sobre la «vacuna rusa».

Iniciales. El orden de los factores no altera el producto (en el tuit dice HBL y el nombre de la firma es HLB).

Fuentes políticas vinculan tanto a García Furfaro como a Donato con el partido Kolina de la gobernadora santacruceña, Alicia Kirchner, pero también lazos con Scioli. El otro apoderado del laboratorio que aparece en el asunto es un ex diputado bonaerense del Frente para la Victoria llamado Andrés Quinteros, según PPT. Curiosamente el expediente del concurso de acreedores no registraba movimientos vía digital posteriores a la emisión de PPT hasta que este martes, diez días después, se renovó. Allí figura la respuesta de la empresa al planteo de la AFIP. Lo más probable es que se ordene una audiencia con las partes.

Las relaciones políticas habrían facilitado el contacto con la administración del actual gobernador de esa provincia, Axel Kiciloff. La esposa de su ministro de Salud, Daniel Gollán, integró la comitiva gubernamental que viajó a Moscú a mediados de octubre. Se llama Gladys Raquel Méndez. También viajó en nombre del gobierno bonaerense Mariana De Dios, hija de un viejo conocido de Néstor Kirchner en Santa Cruz y hermana de un alto funcionario de la Aduana, según PPT. Fue tras el acuerdo de HLB con el fabricante ruso para comercializar 50 millones de «unidades» de la vacuna no solo en la Argentina sino también en Uruguay, Paraguay, Perú y Bolivia, según se informó en este blog la semana pasada.

Palabras raras en un juicio comercial

Llaman la atención un par de párrafos dedicados a la pandemia en el pedido de levantamiento del concurso de acreedores que nada tienen que ver con un expediente judicial y poco importan a la Justicia comercial. «Huelga aclarar la importancia y el enorme beneficio que esta operación representa para la salud pública y, asimismo, para la lucha contra la pandemia actualmente en curso y lograr, por fin, superar la misma», dice el primero de esos párrafos en alusión al contrato firmado por HLB con los proveedores de la vacuna. El siguiente párrafo fue el que más contrastó con lo que se lee habitualmente en los aburridos casos del fuero comercial.

«HLB PHARMA GROUP S.A., de concretarse este negocio, será pionera en tener la vacuna en la República Argentina, la que recordemos, al igual que el resto de los países del mundo, ha padecido los devastadores efectos de la pandemia en todos los sectores de su economía (se ha reportado una variación interanual -19,1%, del PBI, fuente INDEC); no menos importante, los propios ciudadanos se han visto afectados en todos los órdenes de su vida interpersonal, siendo la vacuna una verdadera salvación, que todos añoramos con esperanza desde que comenzara esta situación y que, ahora, podrá volverse una realidad», se afirma en el segundo párrafo antes de pasar a los números de la deuda, lo que importa en un juicio de este tipo.

La firma alega tener un «saldo pendiente de pago» de $ 7.734.772,92. Y que con los US$ 420.867,88 que dijo tener «depositados e invertidos a plazo fijo» esta última suma «resulta más que suficiente para atender a la totalidad del pasivo comprometido, según los términos de acuerdo preventivo homologada, y demás gastos y costas del concurso, e inclusive, los pedidos de quiebra en trámite». Este último rubro refiere a casi un centenar de casos, según pudo advertir Juez y Parte en los registros del fuero comercial.

Pero aún falta el OK de la AFIP. Sin esa conformidad no se logrará la del total de los acreedores ni la aprobación del juzgado interviniente y HLB no podrá cumplir con la exigencia rusa de salir del estado judicial que actualmente tiene. No está claro si la compra de la vacuna será de Estado a Estado o a través de esta compañía. Tampoco está claro cuál vacuna elegirá el gobierno de Alberto Fernández entre todas las que están aún en fase de experimentación. Al parecer serán varias. Esta semana se sumó a la carrera de efectividad la del laboratorio Moderna, de los Estados Unidos.

Un pensamiento sobre “AFIP, el último escollo de la empresa de la vacuna rusa

  • el 18 de noviembre de 2020 a las 10:49 am
    Enlace permanente

    Si había algunas dudas que poblaban el imaginario de la gente, quedan disipadas ante el contundente informe de los «medios hegemónicos concentrados condensados», cual referencia a lata de leche condensada, si se me permite, porque, de este grupo de poder en pleno ejercicio, no se podía esperar otra cosa. Desde la encartada por la justicia, Cristina Fernández de Kirchner, que se encuentra en pleno cuerpeo autoritario para desligarse de las indubitables acusaciones de hechos comprobados y gran cantidad de testigos que obran en su contra en la Justicia, hasta las medidas en contra de los jubilados, los empresarios, los trabajadores, procuradores, jueces, y todo lo que se encuentre en su camino.
    Su gestión maquillada de obsceno carácter populoide, está plagada de enorme inoperancia para guiar los destinos de la nación, justo en el peor momento que vive la humanidad una vez más, como en décadas pasadas, donde imperaban las dictaduras militares, solo resta esperar el hecho fortuito que cambie esta historia o padecer, una vez más, el horror de la dilusión de las estructuras democráticas que no estarán exentas de los crímenes de lesa humanidad que conlleva el poder corrupto y mafioso que ostenta el cristinismo.

Comentarios cerrados.